Asesoramiento de experto

|

Ergonomía y consejos para el uso de la hamaca y la silla Stokke® Steps™, con o sin el Baby Set.

Autor: Vibeke Smith Aulie, fisioterapeuta infantil
 
 

La hamaca Stokke® Steps™ ha sido desarrollada para ofrecer el mejor asiento a tu bebé desde el nacimiento.

 

La hamaca está hecha para soportar el cuerpo del bebé y asegurar que siempre mantenga su curvatura natural. El bebé recién nacido no puede controlar los movimientos de la cabeza, ya que sus músculos aún son demasiado débiles. Por ello es importante que la hamaca esté bien reclinada. Además, se recomienda limitar el tiempo que pasa sentado. También debe utilizarse el cojín para recién nacidos durante sus primeros meses para incrementar la estabilidad.

 

Se debe prestar especial atención a la posición del bebé cuando está sentado para asegurarse de que no se deslice hacia abajo. Si la hamaca se encuentra en un ángulo empinado o si el bebé pasa demasiado tiempo sentado, la gravedad hará que se deslice y se encorve gradualmente.

 

Cuando se coloca la hamaca en la silla Stokke® Steps™ se transforma en una cómoda silla para recién nacidos. Cuando se coloca en la silla, la función de hamaca se bloquea y su ángulo es el apropiado para dar de comer al bebé. Entre los 3 y 4 meses, el bebé ya habrá desarrollado suficientemente bien su vista y podrá reconocer a la familia que lo acompaña en la mesa.

 

Al nacer, la espalda del bebé tiene una curvatura natural y la columna vertebral es ligeramente convexa. La posición boca abajo y el crecimiento permitirán que se desarrolle la curva del cuello. Al sentarse el bebé desarrollará la curva de la parte superior de la espalda. La curva de la parte inferior de la espalda aparecerá cuando finalmente empiece a caminar. Es por lo tanto importante que el bebé cuente con el soporte adecuado para una postura natural de recién nacido. Así podrá tener lugar un desarrollo saludable. Si el respaldo del asiento es demasiado plano y rígido, el bebé se moverá hacia los lados y se sentará con la espalda torcida. La hamaca tiene la curvatura de la columna y la profundidad ideal para que el bebé pueda mover sus pies, estirarse y doblar sus piernas desde la articulación de la cadera.

 

Los bebés que nacen con asimetría, cuello torcido o tortícolis, no deben sentarse en ninguna clase de hamaca hasta que la condición haya sido resuelta. Si el niño pasa mucho tiempo sentado en una silla de auto o en un carrito de compras, debería utilizar la hamaca sólo por cortos períodos durante el día. El bebé necesita cambiar de posición regularmente para un desarrollo motor óptimo. Por lo tanto, es importante que cambie de postura de sentado a recostado, en un carrito o en el suelo. Mientras esté despierto, el niño debe pasar todo el tiempo posible recostado boca abajo para estimular y reforzar los músculos de los brazos, la espalda y el cuello.

 

 

Se recomienda la silla Stokke® Steps™ con el Baby Set para niños a partir de los 6 meses aproximadamente. La silla brinda un soporte apropiado para la espalda y los muslos y cuenta con un reposapiés fácilmente ajustable. Alrededor de los 6 meses de edad, será importante incluir al bebé en las comidas y los momentos familiares. Al sentarlo en la mesa se facilitará la alimentación y podrá comenzar a comer su comida por sí mismo. Además, el niño también participará de la siempre importante interacción social.

 

Este es un buen momento para comenzar a desarrollar el aprendizaje cognitivo y para usar y dominar las destrezas motoras finas. Los niños que no puedan sentarse solos en el suelo podrán sentarse correctamente y con el soporte adecuado usando el Baby Set, aunque no por largos períodos. Esto quiere decir aproximadamente 15 minutos al principio. Cuando muestre signos de fatiga o comience a encorvarse, se deberá retirar inmediatamente al niño de la silla.

 

 

Stokke® Steps™ es una silla "activa" que los niños disfrutan y en la cual se sienten cómodos al sentarse. Se recomienda su uso a partir del momento en que el niño puede subirse y bajarse solo de ella. Se puede ajustar el reposapiés de manera tal que pueda sentarse con un ángulo abierto de caderas y la parte inferior de la espalda mantenga su curvatura. La silla promueve una postura natural, lo que implica una posición más dinámica cuando el niño está sentado.

 

 

 

Referencias:

Campbell, Suzann: «Physical Therapy for Children». Cuarta edición, 2012.

Nordbotten, Gerd Lise N.: «Barns fysiske utvikling». Høyskoleforlaget. 2006

Shumway-Cook A & Woollacott MH: «Motor Control; Theory and practical application». Segunda edición. 2001.

Smith, Lars & Ulvund, Stein Erik: «Spedbarnsalderen». Revidert og utvidet utgave. 1999.