Consejo del Experto

|

Ergonomía y recomendaciones de uso de
Stokke® MyCarrier

Autor: Vibeke Smith Aulie, fisioterapeuta pediátrico

 

Posición Frontal Interior

El desarrollo de MyCarrier tuvo como objetivo garantizar el mejor transporte posible para su bebé. Ofrece un buen soporte para su espalda y su cuello. Además, el diseño asegura un posicionamiento óptimo para su cadera, con apoyo por debajo de los muslos, de modo que la cadera adopta una “posición humana”. Los muslos se elevan y flexionan en un ángulo de entre 80º a 100 (flexión), y giran hacia fuera en un ángulo de entre 40º a 60º (abducción) . El transporte en posición flexionada, con las piernas giradas hacia fuera en la cadera (flexión/abducción) para asegurar que la cabeza del fémur se posicione correctamente en el acetábulo de la cadera, es realmente bueno para el desarrollo de la articulación de la cadera en la infancia. .iv 

 

Desde su nacimiento el niño es transportado mirando a sus padres, facilitando así una buena interacción entre los padres y el niño. En esta posición el soporte de la espalda y la cadera del niño son óptimos. Esta posición ofrece también un buen soporte para la cabeza.

 

Los niños de corta edad disfrutan realmente del contacto con sus padres cuando se encuentran en el MyCarrier. Rodeados por la segura protección del arnés sienten el latido de su corazón y que están siendo movidos, lo que les proporciona una calma adicional. La estimulación del equilibrio (estimulación vestibular) es un modo eficaz de tranquilizar a su bebé . Cuando los padres se desplazan llevando consigo a su niño están estimulando el control postural en el cuerpo de su bebé, esto es, la postura / posición del bebé en relación con el entorno, la estabilidad y la orientación iii

En el mundo occidental urbanizado cada vez más padres llevan consigo a sus bebés, pero en muchos casos esta costumbre puede provocar, tras un cierto tiempo, estatismo para el bebé en contraposición con otras culturas, donde las madres llevan consigo al niño todo el día mientras realizan un trabajo físico. Para un desarrollo motor óptimo los niños necesitan cambios en su posición. Así pues, conviene permitir los cambios de posición del niño, pasando del transporte a hombros de sus padres a la posición tumbada sobre una esterilla, en el cochecito o en el cuco. Cuando no están dormidos, los bebés deberían pasar mucho tiempo tumbados boca abajo, para estimular y fortalecer los músculos de los brazos, la espalda y la nuca.

 

Posición Frontal Exterior

Con el avance del crecimiento y la mejora del control de la cabeza, el niño puede mirar hacia fuera cuando sus padres lo llevan consigo. La visión del entorno proporciona mucho placer al niño, pero los padres deben mantenerse vigilantes. Por ejemplo: una gran cantidad de sensaciones, como la aproximación de desconocidos en un centro comercial o un aeropuerto, puede estimular en exceso. Los niños de muy corta edad deberían estar protegidos frente a una extrañeza excesiva. No obstante, los niños llevados por sus padres pueden enfrentarse a un entorno más inhabitual en comparación con los niños transportados en un cochecito sin mirar a sus padres. La cercanía física siempre ayuda al niño a sentirse seguro.

 

Los niños de corta edad desarrollan capacidades motoras básicas y se van haciendo más fuertes y robustos. Cuando el niño puede sostener su cabeza sin ayuda ya es seguro girar al niño y facilitarle la mirada hacia fuera. En la mayoría de los bebés esto ocurre a partir de los cuatro meses. La cadera está en este momento mejor desarrollada, de modo que los niños con cadera normal se pueden sentar en una posición más estrecha que la “posición humana”. En esta posición MyCarrier ofrece también un buen apoyo por debajo de las nalgas, y la cadera está todavía flexionada y girada hacia fuera.

 

Posición Dorsal

Cuando el bebé crece y gana peso será más cómodo para los padres llevar al niño a su espalda. Este arnés de diseño ergonómico es sencillo de utilizar. Cuando el niño es capaz de sentarse sin ayuda se puede utilizar el MyCarrier para llevar al niño a la espalda. El arnés tiene un diseño ergonómico óptimo y ofrece un buen soporte para la espalda y los muslos de su niño. Cuando éste quiere dormir hay un soporte para la cabeza, que se puede desplegar para dar estabilidad a la cabeza.

 

Información Adicional

Cuando los padres llevan consigo a su bebé deben estar pendientes de su temperatura corporal. En climas fríos habrá que vestir adecuadamente al bebé, e incluso llevarlo dentro de la chaqueta para que aproveche el calor corporal del adulto.

 

Algunos bebés pueden tener una displasia de cadera (dislocación congénita de la cadera) no diagnosticada. Es importante, pues, que la cadera del recién nacido quede en la “posición humana” cuando se le lleva en el arnés. En las culturas donde las madres llevan a sus bebés sobre sus caderas y espaldas la incidencia de la displasia de cadera es menor.iv

 

MyCarrier ofrece un espacio generoso, y se puede utilizar también con bebés en tratamiento por displasia de cadera con cojín de Frejka / arnés de Pavlik. El uso del arnés sigue siendo seguro una vez que dejan de ser necesarios el cojín de Frejka o el arnés de Pavlik, pero se recomienda girar al bebé hacia dentro la primera vez que se utiliza, para facilitar un posicionamiento óptimo de la cabeza del fémur en el acetábulo de la cadera.iv

--------------------------------------

 

i Erin S. et al.: Ortopaedics Nursing March/April 2006, Volume 25. Number 2

ii Spedbernsalderen; edición revisada y aumentada de Lars Smith y Stein Ulvsund

iii Horak y Macphearson: Motor Control; Theory and practical application, segunda edición, 1996, Anne Shumway-Cook, 2001 (pág. 164)

iv PPhysical Therapy for Children, cuarta edición de Suzann Campbell, 2012 (págs. 425-426)